CE multa a Johnson & Johnson y a Novartis con 22 millones de dólares

BRUSELAS, 10 dic (Xinhua) — La Comisión Europea multó a las farmacéuticas Johnson & Johnson y Novartis con la suma combinada de 16 millones de euros (21,95 millones de dólares) por demorar la entrada al mercado de un analgésico genérico más barato en Holanda.

Nuevamente ésta empresa sorprende con sus antecedente anti éticos que demuestran una vez más el poco compromiso que demuestran por la salud del mundo. 

El vicepresidente de la Comisión Europea, Joaquín Almunia, a cargo de la política de competencia, dijo que las dos compañías “impidieron de manera escandalosa patentes en Holanda, incluyendo a las personas con cáncer, el acceso a una versión más barata de la medicina”.

La comisión dijo en una declaración que la patente de Johnson & Johnson de un parche que contiene la droga Fentanyl expiró en el 2005. Sin embargo, en julio de 2005 firmó un llamado “acuerdo de co-promoción” y pagó a Novartis para demorar el lanzamiento de la versión genérica.

La demora duró 17 meses y fue más lucrativa para las dos empresas de lo que hubiera sido competir honestamente.

El Fentanyl es un analgésico 100 veces más potente que la morfina. Es usado sobre todo en pacientes con cáncer.

La firma framacéutica Johnson & Johnson recibió una multa de 10,8 millones de euros y Novartis de Suiza fue multada con 5,5 millones de euros.

“La decisión de hoy debe llevar a las compañías farmacéuticas a pensarlo dos veces antes de involucrarse en prácticas como esta, contrarias a la competencia, que dañan tanto a los pacientes como a los contribuyentes”, dijo Almunia.

Fuente: http://spanish.people.com.cn/31620/8481657.html

Advertisements

Johnson & Johnson admite: Nuestros productos para bebés contienen formaldehído que causan cáncer

No es ninguna novedad: Johnson y Johnson tiene un historial de problemas con sus productos. En mayo de este año, publicamos un artículo mostrando que la FDA suspendió la licencia de Johnson y Johnson en India porque se encontraron sustancias cancerígenas en el talco de bebes esterilizado por óxido de etileno.

no-more-tears

Ahora, el gigante de “cuidado personal”, anunció que voluntariamente (después de una presión constante por parte del público y grupos como GTA) está eliminando el formaldehído oculto de otros productos como champú y jabones para bebés. ¿No ve el formaldehído que aparece en la parte posterior de la botella de champú de “no más lágrimas”? El porque el formaldehído está “oculto” en estos productos; con nombres de ingredientes como “hidantoína DMDM”, y “1,4 dioxano” (que está “escondido” en la lista de ingredientes como “fragancia ”. Todo es un gran juego de palabras).

“Hay un debate muy animado con el público en lo que toca a la seguridad de los ingredientes en los productos de cuidado personal”, dijo Susan Nettesheim, vicepresidente de administración de productos y toxicología de J & J.

Si alguien estaba vendiendo champú para bebé que contenga agentes ocultos que causan cáncer, no creo que la discusión con esa persona que vende estos productos sería “animada”.
Acerca de los productos químicos conocidos que causan cáncer (y que se enumeran en la lista de carcinógenos de la EPA de EE.UU.), la Sra. Nettesheim dice: “… como científico me sentaré aquí y diré: estos productos son perfectamente seguros.”

Para el crédito de la empresa, J & J también va a eliminar otros químicos dañinos como ftalatos y parabenos que tienen propiedades similares a los estrógenos y se sospecha que están vinculados a los cánceres relacionados con las hormonas. De manera alterna, Johnson y Johnson planea eliminar estas sustancias químicas en sus marcas para adultos también. Johnson & Johnson también opera bajo otros nombres como Neutrogena, Aveno y Clean & Clear. No se dejen engañar, todo eso es el mismo producto comercializado a precios diferentes. J&J nos hace creer que todas esta marcas con precios diferentes están compitiendo entre sí. Pero cual que sea lo que compras, J&J gana dinero…

Esperemos que esto tendrá un efecto dominó y otros grandes nombres seguirán. Me gustaría marcar esto como una victoria para todos los que quieren lavar el cabello de sus niños sin riesgo de exponerlos a sustancias cancerígenas.

Yo te aconsejo esperar antes de usar los nuevos productos de J & J hasta que se vean los grandes sellos brillantes que digan “No más agentes carcinógenos!”

Fuentes:
http://www.saludesencial.org/blog/la-fda-suspende-la-licencia-de-johnson-johnson/
http://www.cbsnews.com/news/johnson-johnson-to-phase-out-potentially-harmful-chemicals-by-2015/
http://www.cbsnews.com/news/group-johnsons-baby-shampoo-a-cancer-risk/
http://www.safetyandcarecommitment.com/ingredient-info/other/microbeads
http://www.nytimes.com/2012/08/16/business/johnson-johnson-to-remove-formaldehyde-from-products.html?_r=0
http://livefreelivenatural.com/johnson-johnson-admits-baby-products-contain-cancer-causing-formaldehyde/

La FDA suspende la licencia de Johnson & Johnson

Image

La FDA suspende la licencia de Johnson & Johnson

FDA, (Food and Drug Administration, Johnson & Johnson, FDA India),
La FDA (la Food and Drug Administration en India por su nombre en inglés) acaba de suspender la licencia de Johnson & Johnson. Johnson and Johnson ya no puede vender las sustancias cancerígenas encontradas en el talco esterilizado por óxido de etileno, ya que los niveles de óxido de etileno, son inaceptables y pueden desencadenar cáncer

Según informes, el Maharashtra Food and Drug Administration (FDA), el órgano principal de productos de alimentos y medicamentos, ha suspendido la licencia de Johnson & Johnson, la multinacional de la salud y los productos de consumo más importantes, para la fabricación de productos cosméticos en su planta Mulund.

De acuerdo con los informes, la orden fue emitida en un caso que se remonta a 2007, cuando se encontraron residuos de sustancias cancerígenas en 15 lotes de Johnson & Johnson en polvo para bebés. Y más tarde se descubrió que se encontró el residuo debido a que el polvo de talco se esterilizó por óxido de etileno en el que es carcinógeno y un irritante.

Según un informe publicado en The New Indian Express, Kamlesh B Shende, FDA conjunta comisionado (drogas), dijo: “Hubo niveles inaceptables de óxido de etileno, que es un disparador para el cáncer. El óxido de etileno se utiliza para reducir la carga microbiana en el polvo de la esterilización. Sin embargo, se encontró que había residuos de óxido de etileno en el polvo de talco, que se utiliza principalmente en los lactantes. En vista de ello, hemos suspendido la licencia”.
El portavoz de Johnson & Johnson, citado en el informe diciendo: “La FDA expresó su preocupación después de un tratamiento de óxido de etileno, que no se incluyó como parte del proceso de fabricación presentado a la FDA.”

Fuente: http://www.saludesencial.org/blog/la-fda-suspende-la-licencia-de-johnson-johnson/

Johnson & Johnson – dudosa calidad en sus productos, riesgo inminente para la salud

Partiendo de los recientes escándalos de la multinacional de productos farmacéuticos y dispositivos médicos Johnson & Johnson, que implican sobornos y hechos de corrupción para promover sus productos de dudosa calidad alrededor del mundo, es preciso cuestionar los antecedentes de ésta “prestigiosa” empresa que tiene presencia en Colombia.

El Instituto de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (INVIMA) es la autoridad sanitaria responsable de realizar los respectivos controles a empresas como Johnson & Johnson y sus distribuidores en Colombia, verificando condiciones de calidad, sanitarias, gestión de riesgo entre otros… En ése orden de ideas, nos dimos a la tarea de investigar las Alertas Internacionales que notifican acerca del Peligro de utilizar Dispositivos Médicos y Medicamentos en el mundo; encontrando la desagradable sorpresa que entre los reportes más frecuentes por fallas de diseño, fabricación y anomalías asociadas a su uso, se encuentran los Dispositivos Médicos de Johnson & Johnson (Su línea DePuy para implantes y material de ortopedia); Situación alarmante que nos hace pensar acerca de lo necesario de ejercer control sobre éste tipo de empresas que se aprovechan de su nombre y su poder comercial para jugar con la salud de los pacientes. (Información que puede ser corroborada en la página web de la FOOD AND DRUG ADMINISTRATION –FDA-)

Imagen

Sin embargo, como lo reportaron los principales medios noticiosos a nivel mundial, los sobornos de Johnson & Johnson hacia personas influyentes e instituciones del sector de la salud garantizan que éstos productos se sigan comercializando libremente en Países como Colombia, lo cual nos hace preguntarnos: ¿Dónde queda el valor de la vida?, ¿Es más importante el lucro de éstas multinacionales que la salud de los pacientes?, ¿A qué costo tendremos que pagar los pacientes éstas prácticas corruptas?, ¿Dónde quedan los principios de transparencia que dicen profesar?….. Es un cuestionamiento extenso que sin duda no se resolverá fácilmente. Resta esperar el resultado de las investigaciones y denuncias que aún están curso en los Estados Unidos.

Imagen

Imagen

J&J pagó para frenar investigación – Johnson & Johnson

Johnson y Johnson admitió ante la justicia de Estado Unidos que los medicamentos que inscribió contra la esquizofrenia y la insuficiencia cardiaca se promocionaban contra la depresión. (Ver Video: http://noticiasunolaredindependiente.com/2013/11/04/noticias/internacional/multa-johnson-y-jhonson/)

La compañía Johnson & Johnson acordó con el departamento de justicia de Estados Unidos, pagar una multa de 2.200 millones de dólares para no tener cargos criminales por haber promocionado tres medicamentos para usos distintos a los que aprobó la Agencia de Alimentos y Medicinas de Estados Unidos (FDA).

Los medicamentos en mención son Risperdal e Invega ambos fármacos se utilizan para tratar la esquizofrenia, y Natrecor, que se usa para la insuficiencia cardiaca, así fueron aprobados, pero la compañía los promocionaba para casos de ansiedad y depresión y omitía y escondía las recomendaciones.

Además Johnson & Johnson pagó multimillonarios sobornos a médicos y farmacias para que recomendarán los medicamentos.

El Departamento de Justicia aseguró que aunque no se ha comprobado que se haya producido un daño en los pacientes el uso indebido del Risperdal provoca diabetes y sobrepeso, y por esto la actividad ilegal de la compañía pone en peligro la salud y daña la confianza pública.

Esta multa por conducta criminal es una de las más altas contra una empresa del sector sanitario. Además deberá participar en un programa de control y auditoria permanente para evitar movimientos ilegales. El acuerdo no pone fin a otras demandas en varios estados de Estados Unidos.

Reforma a la salud: una receta difícil de digerir

Imagen

Los médicos, empleados de la salud y estudiantes de Medicina salieron a las calles a protestar porque la reforma a la Ley 100 empeora aún más la práctica médica. Se anuncia una huelga de batas blancas.

– SEMANA- La reforma defendida por el gobierno cuenta cada vez con más opositores. ¿Tiene remedio o es mejor hacer un nuevo proyecto?

Lo que parecía ser la cura que iba a aliviar todos los males que hace años afectan al sistema de salud creado por la Ley 100 se ha convertido, tras numerosos foros, debates y su tortuoso paso por el Senado, en una colcha de retazos que solo le gusta al gobierno, en especial al ministro del ramo

  
Los últimos en rechazarla fueron los médicos y empleados de la salud, que esta semana marcharon en varias ciudades para decirle al gobierno que la reforma no solo mantiene los problemas que han llevado a la salud a la peor crisis de su historia, sino que los perjudica aún más. 
 
Y anunciaron que si el presidente Santos no les cumple la promesa que les hizo de crear un nuevo modelo que ponga fin a la intermediación financiera de las EPS, si no devuelve la dignidad a los pacientes, respeta la autonomía médica, acaba con la salud como negocio o frena la propuesta de que los hospitales puedan dar títulos de especialidades médicas, entre otros puntos, es inevitable una huelga de batas blancas. 
 
El principal problema que tiene el proyecto de reforma es que no resuelve de fondo la pregunta de cuál es el modelo de salud colombiano. Antes de la Ley 100, el Estado era responsable de garantizar la atención y prestación de este servicio a todos los colombianos. Para eso, enviaba plata a las secretarías departamentales, municipales y a los hospitales públicos para que atendieran a los enfermos. Los médicos tenían una gran autonomía para decidir cómo se atendía y cómo se gastaban los recursos. 
 
Sin embargo, la mayoría de los colombianos vivía con la incertidumbre de saber si a la hora de enfermarse iban a ser atendidos, pues los hospitales dependían del apretado presupuesto del gobierno y la gente gastaba parte de su presupuesto familiar para recuperar la salud o dejarse morir. Los únicos con seguro médico eran los empleados, en su mayoría en el ineficiente y corrupto Instituto de Seguros Sociales, o los que tenían con qué adquirir una póliza. 
 
 Siguiendo el modelo de Chile y en parte el de Estados Unidos, el gobierno creó en 1993 un modelo de aseguramiento en el que las personas pagan una parte de sus ingresos para que, junto a sus familias, reciban un plan básico de salud en el que se suponía estaban las enfermedades más comunes o más ruinosas. 
 
A los pobres, el Estado tiene la obligación de subsidiarles el aseguramiento, además de mantener los hospitales públicos. Para garantizar la prestación de ese plan, gestionar los cobros y administrar los recursos se crearon las EPS. Sin embargo, de los modelos técnicos perfectos creados por el exministro Juan Luis Londoño o el entonces senador Álvaro Uribe a la realidad muchas cosas fallaron.  Los colombianos conocen muy bien el resto de la película en las puertas de las EPS, los hospitales y las clínicas. 
 
Si en algo hay consenso es en la urgente necesidad de hacerle una reforma al modelo de salud. Pero ¿por qué esta no tiene a gusto a nadie? Por varias razones. 
 
La primera es que el gobierno no ha podido hablar con claridad sobre el modelo que quiere. Por un lado ha vendido la idea de que las EPS son las grandes causantes del descalabro de la salud, por su afán desmedido por enriquecerse que hizo del sector un negocio y una fuente de corrupción. Pero en vez de acabarlas, como les han pedido los médicos o los hospitales, las mantiene pero con el nombre de gestoras. Según el proyecto, las EPS que cumplan con unos requisitos exigentes, paguen sus deudas y pongan plata podrán migrar a esta nueva figura.
 
La reforma plantea que estas nuevas gestoras no van a manejar la plata, sino Salud Mía, una nueva entidad pública que manejará 40 billones de pesos al año y que va a afiliar, cobrar aportes y pagar y auditar todas las cuentas, desde una aspirina o una cita médica hasta una cirugía. 
 
Que haya una caja única y que el Estado asuma la dirección y control de la salud está bien; el problema es que esta entidad, susceptible a la politiquería o la corrupción, debe tener una base de datos y un sistema de información de miles de trámites simultáneos, que hoy no existe y muchos se cuestionan si se podrá hacer en tres años.
 
Las gestoras recibirán un 10 por ciento por garantizar la atención de los afiliados. Aquí comienza el segundo gran conflicto. Las EPS, gracias a la Ley 100, además de ser aseguradoras también podían tener su propia red de médicos y hospitales, figura que se conoce como integración vertical. 
 
No obstante, esto se prestó para esquemas como el de Saludcoop, que dejó de prestar servicios a los pacientes o de pagar a sus proveedores para construir sus clínicas y hospitales y, una vez que tuvo su propia red pagada con la plata de los colombianos, arrodilló o quebró a cientos de proveedores y competidores, entre ellos los hospitales públicos. 
 
Pero también este modelo tiene un lado positivo, como lo reconoce el exministro Jaime Arias, presidente de Acemi, que agremia a las mejores EPS y prepagadas, pues permitió reducir los costos de salud en más de un 30 por ciento, mejorar la atención y crear nuevas clínicas.
 
Para los hospitales, en especial los públicos, lo que hicieron las EPS con la integración vertical y el manejo de los recursos fue imponer unas reglas de mercado que hoy los tienen en la quiebra. Juan Carlos Giraldo, director de la Asociación Colombiana de Hospitales y Clínicas, dice que si algo está demostrado es que las EPS o las nuevas gestoras no pueden ser aseguradores y prestadores de salud, por lo que pide acabar la integración vertical. 
 
El proyecto de ley permite a las gestoras tener su propia red, pero solo en el primer nivel. Esto quiere decir que si Cafam o Colsubsidio, que son cajas de compensación, quieren seguir en la Nueva EPS o como gestoras, tendrán que vender los hospitales que tienen hace años. Lo mismo tendría que hacer Sánitas con las clínicas Reina Sofía o Colombia, y muchas más. En este punto, que es neurálgico, nunca habrá consensos y el gobierno tendrá que tomar una decisión. 
 
De aquí se deriva el tercer gran problema. Los hospitales y clínicas quieren que se les garantice un mercado sacando a las EPS o gestoras del negocio. Es claro que están en una gran crisis por culpa del Estado, que promovió un círculo vicioso en el que el Fosyga no les paga a las EPS lo que cobran; las EPS a los hospitales porque no tienen plata, y los hospitales a sus empleados y proveedores porque ni las EPS ni el gobierno les pagan lo que han facturado. 
 
Por eso, muchos han dicho que más que una crisis de salud, esta es una crisis financiera en la que el gobierno no quiere meterse la mano al bolsillo e inyectar 2 o 3 billones de pesos, con los que se resolvería gran parte de los problemas. Y el gobierno, en el proyecto, no dice cómo va salvar y a modernizar los hospitales, salvo que se los va a entregar a los gobernadores y alcaldes.
 
 El cuarto gran problema son los médicos y trabajadores de la salud, que han sido los grandes sacrificados de la Ley 100. El decano de la medicina en Colombia, el exministro de Salud y exrector de la Universidad Nacional, José Félix Patiño, dice que el proyecto de ley no es el que les prometió el presidente Santos, porque no mantiene la salud como un derecho sino como un servicio, mantiene la intermediación financiera y la mirada de la salud como negocio, porque les da más plata y poder a las EPS que se conviertan en gestoras, y porque no respeta la autonomía médica.
 
Además, hubo dos gotas que llenaron la copa. En el trámite del proyecto se decidió que los 300.000 médicos, especialistas y trabajadores de la salud sean vinculados a la nómina del Estado, algo que perjudica a miles de médicos que verían limitados sus ingresos y su posibilidad de trabajar en varias instituciones a la vez. 
 
Y que, para suplir las falencias de algunas especialidades médicas, se les permitirá a algunas universidades u hospitales formar y dar estos títulos. Todo esto hizo que el martes miles de médicos, empleados y estudiantes de todas las universidades salieran a protestar.
 
Por todo esto, uno de los proyectos estrella del gobierno y principal bandera del ministro de Salud, que se suponía iba a arreglar los tremendos problemas del sistema sanitario, corre el riesgo de lograr exactamente lo contrario.